lunes, 23 de enero de 2012

Joe McNally



A pesar de que Joe McNally es un fotógrafo consagrado como uno de los profesionales más importantes del mundo y de haber realizado un extraordinario y reconocido trabajo durante más de 30 años en al menos cincuenta países, debo decir que yo lo conocí a través de dos de sus libros: “Fotografía Extraordinaria” e “Iluminación para una fotografía impresionante”. Fue pura casualidad, de esas veces que llegas a la librería, te pones a curiosear a ver que encuentras y de repente una portada te impacta. Es cierto que no siempre la cubierta de un producto es garantía de que su contenido vaya a resultar lo que promete, pero en este caso debo decir que para tratarse en cierto sentido de libros de “texto”, McNally no tiene ningún problema en contar como realizar las fotografías o que equipo utilizar, debo decir que no me decepcionaron en absoluto.

En realidad Joe McNally no tiene ningún problema para contar nada. Si leéis alguno de estos libros os daréis enseguida cuenta de que le encanta hablar, de hecho es un magnífico comunicador. Probablemente por eso los cursos presenciales que ofrece el artista cada año están reservados a un reducido grupo de privilegiados fotógrafos.

Es indudable que tras su experiencia este autor conoce su oficio como nadie. Sabe cómo hablar sobre la luz, cómo moldearla, cómo darle color  y cómo controlarla y dirigirla. Es por eso que en cuanto ves sus imágenes notas la gran importancia que concede McNally a la iluminación, por supuesto sin descuidar ninguno de los otros aspectos esenciales de la fotografía.

La obra de McNally ha sido recogida por prestigiosas revistas como Life, Time, National Geographic o Sports Illustrated. Sus imágenes han sido protagonistas de campañas de publicidad para compañías como Nikon o Sony, entre otras. Ha recibido el premio Alofred Eisenstraedt y ganado numerosos certámenes como World Press Photo, American Photo o The Art Directors Club. Su obra está representada por la Galería Monroe, de Santa Fe y puedes encontrar imágenes suyas en numerosas colecciones, quizás la más importante de las cuales sea la de The National Portrait Galleryof the United States.






http://portfolio.joemcnally.com/


viernes, 13 de enero de 2012

Liu Zheng



Tras algunos problemas técnicos ya que he tenido que cambiar de ordenador, sistema operativo, etc, con las incomodidades que todo ello conlleva, parece que todo vuelve a estar más o menos acoplado por lo que con algún pequeño retraso doy comienzo a un año que espero sea próspero fotográficamente, tanto en lo personal como en lo referente a este blog. 

Voy a empezar por hablaros de un fotógrafo chino.  Liu Zheng es un artista polifacético y controvertido. Se le ha tachado de excéntrico, metafórico, revisionista e irónico pues sus imágenes varían desde la escenificación recreada de un nuevo historicismo, como en el caso de su serie “Revolution” a lo totalmente contemporáneo y subrealista como es caso de “Under the Sun”. 

Liu Zheng nació en 1969 en Wuqiang Hsien en la provincia de Hebei pero pronto su familia se trasladó a Datong, una ciudad minera en la provincia de Shanxi, donde el artista pasó su infancia y realizó sus primeras imágenes. Después de estudiar ingeniería óptica en el Instituto de Tecnología de Beijing empezó a trabajar como fotoperiodista para el Diario de los trabajadores, donde permaneció entre 1991 y 1997. A partir de ese momento decide dedicarse de forma independiente al arte fotográfico.

Sus trabajos más conocidos son probablemente el ya mencionado “Revolutión”, donde el autor muestra una mirada trágica y violenta de la revolución china, “Four Beautis”, representación de una historia barroca a medio camino entre la tradición y la modernidad y “Los Chinos”, un retrato característico del pueblo que le rodea. El trabajo de Liu Zheng está también ligado a las costumbres y espectáculos de su país y a menudo le gusta plasmar a la gente que trabaja en el circo o en la Opera de Pekin, aunque en este último caso lo hace de un modo provocativo y transgresor que ha sido motivo de intensos debates ya que muestra una serie de imágenes en las que los artistas que posan están desnudos, algo totalmente impensable en dicho espectáculo. Parece además que el número tres tuviera algún tipo de fetichismo para Liu Zheng, ya que en sus retratos a menudo hace posar a tres personas juntas, como en el caso de “Three country streppers”, “Three elderly Entertainers” o “Three women in a country funeral”, entre otras.

Los trabajos de Liu Zheng han sido exhibidos por todo el mundo y puede encontrarse obra de este autor en el Museo de Arte  Contemporáneo de Los Angeles, en el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York, en el Museo de Arte Moderno de San Francisco, así como en diversos museos y galerías de arte de Europa y Asia.