sábado, 25 de enero de 2014

Jimmy Nelson



La fotografía etnográfica o antropológica además de disponer de un valor científico al situar a distintos pueblos en el entorno socio-cultural único y concreto del cual proceden y mostrarnos de ese modo sus costumbres y tradiciones, tiene el aliciente de ser muy llamativa y vistosa a los ojos del espectador. Son muchos los fotógrafos que de un modo u otro y en mayor o menor medida se han decidido por este tipo de fotografía documental. 

Jimmy Nelson es un fotógrafo de origen británico, nacido en York que tras pasar diez años encerrado en un internado jesuita en el norte de Inglaterra decidió liberar su mente realizando un viaje a pie a través de las montañas de Tibet. Su viaje duró un año durante el cual recogió numerosas imágenes que mostraban un Tibet hasta entonces inaccesible para la mayoría de la gente. La publicación de las mismas le supuso un claro éxito a nivel internacional. 

Ese fue el pistoletazo de salida para una profesión que le ha generado grandes logros y que le ha llevado a cubrir reportajes periodísticos como el conflicto entre India y Pakistán en Cachemira, la intervención rusa en Afganistán o el comienzo de la guerra en la antigua Yugoslavia. 

Al mismo tiempo se ha visto involucrado en grandes proyectos, como el que llevó a cabo entre 1994 y 1997 en la República Popular China y cuyas imagines finales fueron exhibidas en el Palacio del Pueblo en la Plaza de Tiananmen, para posteriormente comenzar una gira por todo el mundo. Poco después Jimmy Nelson comienza a acumular imágenes de culturas remotas y únicas fotografiadas con una cámara de placas tradicional. De ahí nació su proyecto más importante llevado a cabo a partir del año 2009 y que tituló “Before they pass away”

Entre los años 2009-2010 Nelson decidió pasar 2 semanas en diferentes tribus aisladas del mundo, sumando un total de 29  (en las que se calcula que viven 15 millones de personas) en un proyecto que denominó “Before they pass away” (“Antes de que desaparezcan”). En cada tribu, Jimmy conoció sus antiguas tradiciones, se unió a sus rituales y las retrató de una manera muy atractiva. Sus detalladas fotografías exhiben joyas únicas, curiosos peinados, armas y ropa, sin olvidar el entorno y los elementos culturales más importantes de cada tribu o pueblo retratado. Según Nelson, su misión era asegurar que el mundo nunca olvidara cómo fueron las cosas en algún punto de la Historia y del tiempo. 

En total el fotógrafo británico ha recorrido 44 países en 13 viajes y además de seres humanos excepcionales, la selección fotográfica también recopila impresionantes paisajes pocas veces al alcance de nuestros ojos. Todo ello está recogido en un libro publicado por la editorial TeNeues con algo más de 450 páginas y que dispone de una edición especial tamaño XXL numerada y limitada a 500 ejemplares, que puede adquirirse por el módico precio de 6500 €. No os asustéis, también hay una edición más normalita para el público en general por alrededor de unos 120/150 € dependiendo de la librería donde se adquiera. 

Es indudable que el trabajo de Jimmy Nelson ha sido titánico y que sus imágenes son espectaculares, lo que no está tan claro es si realmente todos los pueblos fotografiados, yo prefiero ésta expresión y no la de tribus ya que por ejemplo no considero que los gauchos por ejemplo lo sean, están en peligro de extinción o si los posados muestran claramente la realidad cotidiana de sus gentes.  Desde el momento en que cualquiera de nosotros, llamémonos extranjeros para simplificar, invadimos la intimidad de éstos pueblos es inevitable que surja una cierta contaminación cultural, un cruce de costumbres que en cierto modo desvirtúa la cotidianidad que pretendemos plasmar.








http://www.beforethey.com/


domingo, 12 de enero de 2014

Alec Soth



Nacido en Mineápolis, en el estado de Minnesota , en 1969, Alec Soth ha sido comparado con fotógrafos como Walker Evans, Robert Frank o Stephen Shore. De todos ellos si yo tuviera que asimilarle a alguno creo que me quedaría con el último y tal vez también le situaría en la línea de Joel Sternfeld, aunque ya se sabe que las comparaciones son sino odiosas desde luego si algo totalmente subjetivo.

Quizás el hecho de que la ciudad en la que vive corra paralela al rio Misisipi haya sido una pieza clave para que le proporcionara la inspiración de sus primeros trabajos. Igual que un moderno Huckleberry Finn, Soth recorre los caminos del medio oeste americano recogiendo paisajes y retratos a primera vista anodinos, pero que en el fondo nos muestran sino una crítica social al menos si una pequeña historia de los habitantes de esa parte del país. 

En su reportaje “Niagara”, por ejemplo, podemos ver a través de sus imágenes de moteles, parejas recién casadas, boxeadores noveles o cartas de jóvenes amantes, una cierta mirada de desencanto con un fondo que podría ser idílico pero que a tenor de sus expresiones no lo parece. 

Hay algo en su trabajo que nos produce un cierto desasosiego. Desde sus primeras fotografías agrupadas bajo el epígrafe “Sleeping by the Mississipp” un viaje de cuatro años por las carreteras de la región, donde al parecer de algunos se plantea el tema de la libertad, erigida como un ideal sin límites, algo que a mí me cuesta reconocer, hasta “The last day of W”, o “Broken Manual”, asistimos como meros espectadores que somos al desarrollo de un trabajo llevado a cabo con gran meticulosidad, en donde están latentes sentimientos íntimos de los fotografiados, como la soledad y el desarraigo, y una cierta decadencia de las zonas en las que habitan sus personajes. Lugares que en el pasado fueron importantes centros agrícolas y de actividad maderera y que hoy en día han dejado de serlo. 

El trabajo de Alec Soth está presente en importantes colecciones públicas y privadas, incluyendo algunos de los museos más importantes de EEUU, tales como el de Arte Moderno de San Francisco o el de Bellas Artes de Houston. En el año 2004 Soth se convirtió en candidato de la Agencia Magnum y desde el 2008 es miembro de pleno derecho. 

También en el 2008 crea su propia editorial: Little Brown Mushroom, dedicada a publicar foto-libros en ediciones limitadas. 

Aunque la mayoría de sus trabajos han sido realizados en solitario, también ha contribuido a algunos proyectos con otros fotógrafos, como es el caso de “Post Cards From América”, en donde un grupo de miembros de Magnum formado por él, Susan Meiselas, Jim Golberg, Paolo Pellegrin y Mikhael Subotzky, Bruce Gilden o Martin Parr, entre otros, se han estado reuniendo a lo largo de 18 meses en distintos lugares de toda América para experimentar con la idea de trabajar en colaboración. El equipo formado por ellos ha viajado a Utah, Rochester, Nueva York y Florida y cada uno de estos encuentros ha supuesto un reto diferente, con una estructura diferente y por supuesto con puntos de vista muy distintos.  








http://alecsoth.com/photography/

http://postcardsfromamerica.tumblr.com/