viernes, 10 de marzo de 2017

Bárbara Morgan


Nacida en Buffalo, Kansas, Bárbara Morgan se mudó con su familia a California poco después de su nacimiento. Allí estudió pintura y grabado en la misma Universidad, donde más tarde ella enseñaría diseño, grabado en madera y pintura durante cinco años después de graduarse en 1923. En 1925 ayudó a Edward Weston a instalar una exposición de su trabajo en la galería de UCLA y eso la marco profundamente ya que las imágenes del fotógrafo supusieron un nuevo reto para añadir a las  otras disciplinas de la artista.   Ese mismo año, se casó con William Morgan, editor y fotógrafo, con quien tuvo dos hijos. Después de mudarse a la ciudad de Nueva York en 1930 centró todo su trabajo en la pintura hasta que cinco años más tarde tras el nacimiento de su hijo, comenzó a  practicar y a buscar nuevas técnicas  de fotografía, explorando el medio y experimentando con diferentes técnicas de iluminación e impresión.



Tras asistir a una representación de Marta Graham, una joven bailarina que empezaba a destacar en el mundo de la danza moderna,  Bárbara Morgan quedo tan impresionada que al terminar la función se fue directamente a hablar con la bailarina y ese mismo día las dos establecieron un acuerdo de colaboración para trabajar de modo conjunto. Morgan comenzó a fotografiar a Graham y a su compañía de danza de forma controlada entre las paredes de su estudio donde cada cuadro era meticulosamente diseñado para capturar el momento más profundo y más crucial de la danza. Como resultado en 1941 se publicó un libro, el primero de Morgan, llamado “Marta Graham: Sixteen Dances in Photos.


La colaboración entre las dos mujeres continuo a lo largo de varios años. Martha Graham: Letter to the World, también llamada  The Kick, fue creada en 1940 con una cámara Speed Graphic  de 4x5. La fotógrafa requirió a Graham repetir una secuencia de patadas durante horas hasta que Morgan decidió que había capturado la imagen que quería. El movimiento representado es parte del ballet dramático de Graham "Letter to the World," basado en la vida amorosa de la poetisa estadounidense Emily Dickinson. Más tarde, en 1982 Morgan explicaría en una entrevista para "By Request", que sintió la necesidad de liberar a la figura dentro del espacio. Para ello situó a cuatro asistentes, cada uno de ellos con un foco, unidos entre sí, alrededor de la bailarina, haciendo que se disparasen de forma simultanea aproximadamente a 1/600 de segundo igualando la velocidad de obturación y la rapidez del movimiento de Graham. El resultado fue un fondo ligeramente borroso dando mayor protagonismo a la figura de la bailarina. Sin duda de todas las imágenes de Bárbara Morgan, esa es la más difundida y más conocida a nivel mundial. 



Una década más tarde se publicó “Los niños de verano: Un ciclo fotográfico de la vida en el campo (1951)”.  A partir de 1967 y tras la muerte de su esposo la figura humana dinámica desaparece de las obras realizadas por Morgan, y son reemplazadas por fotogramas abstractos, fotomontajes e imágenes paisajísticas que se hacen eco de sus primeros experimentos con las fotografías y siguen un proceso de  inspiración constructivista rusa de los pasados años treinta.


 
Junto con Ansel Adams, Beaumont Newhall, Dorothea Lange, y otros cinco fotógrafos, Morgan será recordado como cofundadora de la revista Aperture en 1951, una de las pocas publicaciones de la época creada para fomentar el diálogo entre fotógrafos y tratar la fotografía como una rama más del arte.