miércoles, 3 de octubre de 2018

LA FUNDACIÓN CANAL INAUGURA LA TEMPORADA CON LA OBRA DE ROY LICHTENSTEIN


La Fundación Canal abrirá sus puertas mañana día 4 de Octubre a una nueva exposición: Roy Lichtenstein. Posters cuya obras provienen del Museum für Kunst und Gewerbe de Hamburgo, propietario de la muestra que se expone por primera vez en España. Esta exposición, que podrá verse hasta el 5 de enero de 2019, ofrece una aproximación a la obra de Lichtenstein desde un punto de vista sumamente novedoso: la presentación de gran parte de sus carteles más representativos, y otros desconocidos por el público, agrupados según al finalidad para la que fueron diseñados.

Como uno de los máximos exponentes del Pop Art, Lichtenstein se inspira en la sociedad de consumo, la vida cotidiana y la cultura de masas, utilizando par ello la publicidad, el cine, los comics y las revistas populares. Gracias a sus carteles, que estaban repartidos por las vallas y las paredes de las calles de ciudades como Nueva York o París, ya no era necesario acudir a los museos o galerías para disfrutar de las creaciones de Lichtenstein. El público podía hacerlo de manera gratuita. Esos mismos carteles, los originales que quedan a día de hoy, pueden llegar a alcanzar un precio en el mercado de hasta 20.000 euros.
 



Lichtenstein fue uno de los pocos artistas de su generación que consiguió alcanzar el mismo reconocimiento tanto en Estados Unidos como en Europa. Tampoco ha habido muchos que, como él, pudieran presumir de haber permanecido siempre en la cresta de la ola. Incluso cuando tras la muerte de Warhol en 1987, las obras del Pop Art experimentaron una ligera caída en los mercados, las de Lichtenstein siguieron cotizándose al alza al igual que su popularidad.



Su arte hasta 1961 está básicamente influido por el expresionismo abstracto, a menudo enriquecido con motivos de temática americana. Es en ese momento cuando Lichtenstein decide buscar referentes e inspiración en el "arte comercial” (denominado así por él mismo). Para ello, profundiza en el comic y en anuncios en prensa para crear obras en gran formato realizadas al óleo sobre lienzo. En paralelo, comienza a evitar las pinceladas individuales y a utilizar sólo colores primarios, básicamente el rojo y el amarillo,esbozados en negro. Como característica clave, introduce un patrón de cuadrícula formada por puntos regulares. Estos puntos hacen referencia al origen de sus motivos, ya que imitan el estilo de impresión económica propio de los medios de comunicación.



Ese mismo año el galerista italiano Leo Castelli (1907-1999) comenzó a representar a Roy Lichtenstein. En ese momento se trataba de una de las galerías más prestigiosas de los EE.UU. y representaba a artistas como Jasper Johns y Robert Rauschenberg,  y  estaba  a  punto  de  entrar  Andy  Warhol  en  esta  lista  de representados. Gracias al apoyo financiero que recibe a partir de ese momento, Lichtenstein abandona la enseñanza y se dedica por completo a la pintura.

Después de las pinturas de la primera mitad de los años sesenta, Lichtenstein inicia en 1966 una nueva y extensa serie de obras, las llamadas Modern Paintings (pinturas modernas). En este punto, ya no trabaja sobre plantillas de publicidad o comics, sino que las pinturas modernas se inspiran en el estilo Art Déco.


En la década de 1980, la actitud general hacia el cartel como medio artístico ha cambiado. Ya no es aquel nuevo y emocionante medio de vanguardia de hace unas décadas. Ahora, con frecuencia, el cartel se utiliza para pedir a artistas reconocidos que ayuden a recaudar fondos para buenas causas, como Amnistía Internacional o UNICEF, o instituciones culturales como el ballet de Nueva York. Los artistas donan sus obras que se publican en ediciones limitadas y autografiadas para su venta en el mercado del arte. Las ediciones de carteles de estos trabajos generalmente son impresas en un papel más barato proporcionándoles un texto complementario que hace mención a la institución o al evento. Sin embargo, muchos de los diseños de los carteles de Lichtenstein de la década de los ochenta fueron realizados explícitamente para eventos o causas específicos.
 


La exposición que se presenta en las salas de la Fundación Canal, está dividida en seis temáticas y agrupa 76 de los carteles del artista. En la primera sección de la muestra, “Carteles para exposiciones en museos”, se recogen más de una decena de posters diseñados por Lichtenstein con motivo de las exposiciones que le dedicaban museos tan importantes como el Guggenheim de Nueva York, el Moderna Museet de Estocolmo o la Tate Gallery de Londres.




La sección “Carteles para exposiciones en galerías de arte” incluye una selección de posters creados por Lichtenstein para promocionar sus exposiciones en diferentes galerías, como la Galerie Beyeler de Basilea (Suiza) o la Ace Gallery de Los Ángeles. Si hubo una galería clave para Lichtenstein fue la de su representante “Leo Castelli”, hasta tal punto de que los carteles que hizo para promocionar las exposiciones en su galería merecen una sección propia y se encuentran entre los más destacados de su producción.



El apartado destinado a los “carteles creados por museos con consentimiento del artista” refleja la importancia del diseño gráfico para Lichtenstein, disciplina en la que trabajó durante años en el mundo editorial, y la unión que existe entre ambos. Tanto es así que autoriza a museos o instituciones, como The Smithsonian de Washington DC o el MoMA de Nueva York, y colabora con ellas al incorporar obras suyas en la composición de los carteles que los propios museos le dedicaban.



Otro de los apartados de la muestra se adentra en los carteles que Lichtenstein hizo tanto para dar  a conocer  diversas causas políticas  y sociales, a las que fue dedicando progresivamente más tiempo una vez convertido en una de las principales figuras del arte de la segunda mitad del siglo XX.


En la última sección, “Carteles para acontecimientos culturales”, se encuentran los carteles que elaboró Lichtenstein para dar a conocer eventos y celebraciones de todo tipo, desde aquellos relacionados con el mundo de la cultura y el espectáculo hasta diferentes acontecimientos deportivos.