domingo, 3 de abril de 2016

DAVID SOLOMONS



David Solomons al igual que muchos otros fotógrafos comenzó a hacer fotografías cuando a los catorce años su madre le regaló una pequeña cámara compacta absolutamente básica con exposición automática y flash incorporado.  Sin embargo a diferencia de muchos de los fotógrafos que se iniciaron del mismo modo, la insatisfacción que le produjo el comprobar que sus imágenes no eran todo lo perfectas que él deseaba le llevo a abandonar pronto las prácticas y a invertir sus ahorros en discos de sus ídolos musicales del momento, como The Falls y The Smiths. Discos que años más tarde vendería para comprarse una cámara más adecuada, una Pentax Spotmatic F, con la que empezaría a realizar sus primeros trabajos. Con ella comenzó a mejorar su técnica, aunque aún le esperaba un largo trecho para conseguir sentirse satisfecho con sus imágenes.





Tras terminar la escuela, Solomons paso un año en Barcelona enseñando inglés. Allí fue donde descubrió su vocación y a la vuelta a su país de origen se inscribió en un curso de fotografía documental en Newport, donde tras realizar estudios durante algunos años obtuvo su titulación. Fue durante ese tiempo y tras haber visto unas imágenes de Bruce Davidson, cuando se empezó a gestar su primer proyecto importante, que más tarde acabaría convirtiéndose en un libro, “Underground”. Para el mismo utilizó alrededor de cuarenta rollos de película en color, pues si bien había empezado trabajando en blanco y negro, influenciado por fotógrafos como Garry Winogrand, Tony Ray Jones y Elliott Erwitt, dado que él  deseaba funcionar a lo largo de líneas similares de expresión personal, en lugar de cumplir con el tipo de conciencia social del fotoperiodismo imperante dentro de la escuela, también deseaba hacerlo de un modo diferenciado y para ello encontró nuevos talentos en los que inspirarse: Joel Meyerowitz, Alex Webb y Martin Parr fueron algunos de ellos. Finalmente Solomons consiguió encontrar el equilibrio entre ambas tendencias.




Aunque David Solomons ha realizado algunos de sus proyectos en Brasil, India o Estados Unidos, es en su ciudad de origen, Londres, donde se desarrolla la mayor parte de su trabajo. “Londres es un lugar maravilloso para fotografiar. Tiene un carácter muy definido y sin embargo en muchos aspectos está en constante evolución, lleno de cambios.”

Solomons suele trabajar en proyectos a largo plazo, aunque las imágenes individuales pueden producir también buenos resultados. “Yo prefiero disparar a un proyecto en lugar de adoptar un enfoque al azar, aunque en las ocasiones en las que realizo algún viaje, puede ser bueno el ser capaz de reaccionar a lo que veo a mi alrededor y no sentirme presionado a completar un conjunto coherente de imágenes.” Además “Algunas situaciones se presentan como evidentes de inmediato, entonces sigo disparando hasta que la situación se ha ido. Mis mejores fotos, sin embargo son los que se presenten en una fracción de segundo y es sólo la preparación, la anticipación y los reflejos los  que hacen que se consiga algo relamente importante.”




Uno de los proyectos más importantes de Solomons es 'Up West', que se ha desarrollado a lo largo de 11 años desde el 2001 y que finalmente ha terminado concretándose en la publicación de un libro. Otros trabajos del autor, que aún continúan abiertos son: ‘No Parking’, ‘No Smoking’ and ‘Forty Winks’, o el que comenzó en las carreteras de EEUU, sobre los aparcamientos de automóviles, un poco en la línea de Stephen Shore.

David Solomons pertenece al grupo de Streetphotography “In-Public”, junto a otros renombrados fotógrafos como son Matt Stuart, Maciej Dakowicz o Narelle Autio.




http://davidsolomons.com/







martes, 8 de marzo de 2016

Rosalind Fox Solomon


Rosalind Fox Solomon (nacida en 1930), es una artista estadounidense con sede en la ciudad de Nueva York, que es célebre por sus retratos y por su conexión con el sufrimiento humano, el ritual, la supervivencia, y la lucha. Su trabajo ha sido mostrado en casi 30 exposiciones individuales y 100 colectivas, y se encuentra en las colecciones de más de 50 museos en todo el mundo. Durante los últimos 45 años ha creado nuevos, desafiantes, auténticos y personales cuerpos de trabajo. Su primer y principal interés ha sido la fotografía, aunque en los proyectos más recientes ha incorporado componentes de poesía, performance, instalación y vídeo.
 


Coincidiendo con el lanzamiento de su último libro, “Got to Go”, la Bruce Silverstein Gallery, de Nueva York le ha organizado una exposición, la cuarta en esta institución, que incluye un total de 30 fotografías, así como una proyección de tres canales con aproximadamente 40 imágenes y audio. El componente de sonido está compuesto por un canto fúnebre mezclada con voz y extractos de la composición de Jason Eckardt, “Tongues”, interpretado por Tony Arnold y el grupo The International Contemporary Ensemble.




Uno de los trabajos más conocidos de Solomon fue el que comenzó en mayo de 1987 sobe los enfermos de SIDA. En esa serie de imágenes, el objetivo de Rosalind era revelar a través de sus retratos un carácter especial, una relación, un entorno, y también los aspectos menos conocidos de la lucha humana para sobrevivir a la enfermedad. Ella concibió el nuevo proyecto como la continuación de los retratos que ya había realizado anteriormente en el hospital de Chattanooga, Tennessee. El proyecto también está conectado con algunos de sus trabajos más recientes, como son los retratos de hogares de ancianos en Perú y México o los de personas sin hogar en de San Diego y Nueva York. 





Rosalind Fox Solomon fue una de las primeras fotógrafas de su generación en recorrer distintos rincones del mundo buscando temas y un cuerpo de trabajo para sus reportajes, sin haber sido contratada o comisionada para ello. Sus motivaciones eran íntimas, y estaban basadas en una constante necesidad de auto-descubrimiento a través de los ojos de los demás. La obra de Solomon no es en absoluto lineal sino que fluye entre lo personal y lo universal. Incluso en sus trabajos periodísticos las fotografías de Solomon revelan nociones de poder, supervivencia, fe y en general reflejan la conducta humana.  Lo más importante del talento de Rosalind Fox Solomon reside en su capacidad para interpretar y luego fotografiar los elementos sociales de los lugares a los que viaja y las obsesiones y ansiedades que viajan con ella.