viernes, 25 de noviembre de 2016

Dora Philippine Kallmus (Madame D'Ora)



Nacida en Viena en 1881, el seno de una respetable familia de abogados judíos, Dora Philippine Kallmus fue la primera mujer en ser admitida en los cursos teóricos del Graphische Lehr - und Versuchsanstalt (Instituto de Formación Gráfica) en el año 1905. Dicha institución  no concedió a las mujeres el acceso a otros cursos de fotografía hasta el año 1908. También en  1905, Dora se convirtió en miembro de la Sociedad Fotográfica de Viena. Poco después comienza su aprendizaje en el estudio  de Nicola Perscheid en Berlín, donde conoció al que más tarde sería su asistente profesional, Arthur Benda. Aunque su madre, Malvine murió cuando ella era muy joven, su familia siguió siendo una fuente importante de apoyo emocional y financiero para su carrera.


En 1907 abrió en Viena un estudio comercial de fotografía, cuyo nombre, Atelier d'Ora, reflejaba su amor por la cultura francesa,  bajo el seudónimo de Madame D’Ora. Como d'Ora, como mujer, no podía recibir formación técnica en fotografía, la decisión de abrir su propio estudio era inusual y arriesgada. Por ello se asoció con  Benda con quien llego a  formar un magnífico equipo, pues mientras él realizaba todo el trabajo técnico, ella obtenía clientes, se ocupaba de las ventas y relaciones públicas y resolvía la parte artística de las imágenes: composición, encuadre, iluminación y estilismo. Su estilo muy personal, utilizaba una lente que difuminaba los contornos destacando de ese modo a quienes retrataba, la hizo muy popular entre la aristocracia austro-húngara, llegando a ser requerida para fotografiar la coronación del último emperador de Austria y rey apostólico  de Hungría y Bohemia, Carlos de Habsburgo-Lorena y Sajonia, que fue conocido como Carlos I de Austria, IV de Hungría y III de Bohemia, tras lo cual muchos miembros de la familia imperial visitaron su estudio.




Su fama traspasó las fronteras y en 1924 abriría otro estudio en París a donde se trasladaría definitivamente tres años más tarde. Allí durante los años siguientes y hasta el momento en que los alemanes invaden París trabajaría en solitario ya que Benda no consiguió aclimatarse y regresó a Viena poco después lo que supuso algunos problemas para Dora en el aspecto técnico. A pesar de ello Madame D’ora vuelve a triunfar entre la alta sociedad y también empieza a trabajar  para el mundo de la moda y el espectáculo fotografiando a la cantante de ópera Maria Jeritza, al compositor Arthur Grünfeld, a Josephine Baker, Tamara de Lempicka, el pintor Gustav Klimt, Karl Kraus, Alban Berg, Niddy Impekoven, Maurice Chevalier, Colette, y otros exponentes de la escena y la cultura francesa.  Bailarines, actores, pintores y escritores pasaron por su estudio en París que se convirtió en un lugar de moda  como punto de encuentro para la élite cultural e intelectual. También la prominente posición de su padre, el doctor Philipp Kalmus como abogado del gobierno trajo a personas de altos niveles de la administración pública, la banca y los negocios a su estudio.



Dado su origen judío tuvo que huir a un convento de La Lanvese, en la sureña provincia de Ardèche, y más tarde se refugió en una granja cuando los alemanes invadieron Francia y no pudo regresar a Paris hasta algún tiempo después del final de la contienda en 1946, momento en que a pesar de las dificultades en que se hallaba sumida la ciudad reabrió su estudio. Muchos de sus familiares fueron asesinados en el Holocausto, incluyendo su hermana Anna. 


Su vuelta al trabajo tras la guerra supuso algunos cambios en su forma de trabajar. Ya en 1945 había realizado un trabajo documental en el que reflejó las duras condiciones de vida de los refugiados de un campamento en Austria y en 1956, a la edad de setenta y cinco años, completó una serie que representaba vívidamente la brutalidad de los mataderos de París.  En su nueva etapa tanto el tema como el estilo de las fotografías de D'Ora cambiaron radicalmente. En sus nuevas imágenes realizadas desde mediados de los cuarenta puede apreciarse una fotografía más real y directa, menos glamurosa, pero sin perder la fuerza que  habían caracterizado sus vibrantes retratos de artistas e intelectuales de la primera mitad del siglo XX.  


D'Ora fue uno de los primeros fotógrafos que se centró en las áreas emergentes de la danza moderna y también en la moda, sobre todo después de 1920, cuando las fotografías comenzaron a sustituir a los dibujos en las  revistas. Aunque su técnica fotográfica no era radical, la forma de enfrentarse a  temas de vanguardia era una opción arriesgada para un estudio comercial. Sin embargo, las fotografías de d'Ora, que capturaron la individualidad de sus clientes con nuevas posiciones naturales en contraste con las  poses rígidas y pasadas de moda de otros retratistas, rápidamente se hicieron populares. Sus fotografías de París reflejan el estilo glamoroso de sus clientes. Además, d'Ora publicó a menudo sus propios ensayos cortos para acompañar sus fotos.




Después de ser golpeada por una moto en 1959, d'Ora perdió gran parte de su memoria y no pudo volver a trabajar. Pasó los últimos años en Frohnleiten, Austria, en la casa de la familia que había sido vendida por la fuerza bajo el mandato de los nazis, pero que más tarde pudieron recuperar. Ella murió el 28 de octubre de 1963.