viernes, 31 de diciembre de 2010

Seydou Keïta


Descubrí a Seydou Keïta cuando en un taller con Ricky Dávila alguien mencionó unos documentales que el Canal Odisea había emitido un tiempo antes. Se llaman “Los Genios de la Fotografía” y os aconsejo que hagáis como yo y busquéis la forma de verlos pues son sumamente interesantes. Pues bien, en el capítulo cuatro, de un total de seis que forman la colección, fue donde por primera vez oí hablar de Keïta y vi sus fotografías. Ni que decir tiene que me entusiasmé.

Varios amigos y seguidores me han preguntado de quién era la fotografía de la mujer con el vestido de rayas que hay en la cabecera de mi página y eso es lo que me ha llevado a cerrar el año con este autor, fallecido en el 2001, y que en mi opinión es uno de los grandes retratistas del siglo XX y probablemente el más importante del continente africano.

Seydou Keïta nació en Bamako, Mali, en 1921. Cuando contaba catorce años un tío suyo que había viajado a Senegal le regaló su primera cámara, una Kodak Brownie con la que empezó a practicar al tiempo que aprendía el oficio de carpintero en el negocio familiar. Al principio se limitaba a fotografiar a su propia familia pero poco a poco empezó a hacerlo a amigos, algunos vecinos y otras personas que éstos traían. En 1949 compró una cámara de gran formato que fue con la que trabajó a partir de ese momento.

El resultado de sus retratos, revelados por contacto, es realmente extraordinario, sobre todo teniendo en cuenta que sólo realizaba una toma de cada hombre, mujer, o grupo familiar.

El estudio de Keïta pronto empezó a tener fama y era bastante habitual que un sábado, día de mercado en que la gente aprovechaba para ir a la ciudad, se formara una larga fila de personas que querían ser retratados por el fotógrafo. La colcha de su cama que utilizó como fondo para sus primeras tomas, fue sustituida por una colección de lo más variada y el artista llegó incluso a tener en su estudio coches, motos y otros aparejos con los que realizaba sus imágenes, además de un par de trajes de hombre de estilo europeo y zapatos o sombreros que los complementaban.

Keïta, que fue totalmente autodidacta, nunca había visto las fotografías de un fotógrafo extranjero. Él no había salido de su país y hasta allí no llegaban revistas francesas o americanas, sin embargo su instinto le hacía saber cuales eran las poses idóneas o la luz necesaria para realzar el vestuario o las joyas de las mujeres. Sus imágenes estaban fuertemente contrastadas y tan magníficamente reveladas que aún al cabo de los años no habían perdido color en absoluto. Siempre trabajó el blanco y negro por que las películas de color había que mandarlas a revelar a Francia y el prefería hacerlo por si mismo, pero también porque le gustaba, decía que las imágenes realizadas de este modo tenían más carácter.

Conservó todos sus negativos, que se estiman en alrededor de 100.000 y cuando Françoise Huguier le descubrió todos ellos estaban perfectamente guardados en cajas y etiquetados. Su obra contiene el testimonio de toda una época a través de sus múltiples personajes.






http://www.seydoukeitaphotographer.com/en/home/#6

jueves, 23 de diciembre de 2010

Emil Schildt


Emil Schildt es un fotógrafo danés, autodidacta, al que le gusta sobre todo experimentar con la luz.

Nacido en 1958 descubrió la fotografía por casualidad, cuando un compañero americano que asistía con él al Vrå Højskole le ofreció una vieja cámara para con el dinero obtenido de la venta poder costearse el billete de regreso a casa. A partir de ese momento su vida cambió y mientras terminaba sus estudios de música, disciplina en la que hasta entonces se estaba formando, empezó a pasar más y más tiempo inmerso en el mundo recién descubierto de la fotografía, primero realizando retratos de sus compañeros y más tarde interesándose en el desnudo.

Cuando consiguió dominar la cámara empezó a experimentar con distintas focales, casi siempre con máquinas de formato medio o completo y empezó también a practicar lo que el llama “pintar con luz”. Este procedimiento consiste básicamente en la utilización de una cámara fija con el obturador abierto durante un tiempo prolongado, en un ambiente de completa oscuridad, con el modelo situado frente a la cámara, y una fuente de luz tenue, precisa y móvil, por ejemplo una pequeña linterna. Así, en la oscuridad, Schildt comienza a iluminar o “dibujar con la luz” de su linterna los detalles que le interesan del modelo. De esta forma Schildt manipula la realidad registrando más tarde en su laboratorio una imagen, imprecisa y casual, para cuyo revelado suele utilizar técnicas como el Cianotipo, el Bromóleo, Fotopolímeros, la impresión de Carbono o la Placa Húmeda.

Como resultado de estos procesos consigue unas bellas imágenes cargadas de misterio y sensualidad.







http://www.emilschildt.com/__A-siden.htm

sábado, 18 de diciembre de 2010

Adrián Domínguez

Adrián Domínguez es un joven fotógrafo español con una corta pero intensa experiencia. Tras su paso por el mundo del cine y la televisión como foto fija, operador de cámara y director de fotografía, ha volcado toda su creatividad y su saber hacer en aquello que realmente le hace vibrar, la fotografía urbana, callejera, social, arrabalera o como queráis llamarla. Esa en la que él es capaz de captar el alma de sus personajes, que no robársela, y del mundo que le rodea.

A través de los medios en los que ha publicado, tales como el País o el Mundo, y de las exposiciones realizadas tanto en España como fuera de sus fronteras, podréis encontrar una detallada lista en su blog, Adrián nos muestra el pulso de una ciudad cualquiera, no importa si es Madrid, o Pekín, lo importante es la forma en que lo hace, de una manera totalmente sincera, sin obviar nada ni añadir nada. Son las ciudades con las que cada día nos cruzamos y que tan a menudo no somos capaces de ver pero que sin duda el ha captado con su corazón antes que con su cámara.

Los personajes de sus retratos son casi siempre gente anónima, hasta tal punto que parecen formar parte del paisaje, son esos hombres y mujeres con los que nos cruzamos en las calles y atraen nuestras miradas, aquellos que muestran en su rostro las huellas de una vida poco amable, más bien dura y seguramente llena de vivencias.

En su recientemente publicado libro MADRID POPULAR podemos ver un retrato fidedigno de la capital con escenas que en muchos casos nos resultarán cotidianas, realizadas durante más de una década, pero que en su inmensa mayoría podrían haberse tomado ayer, porque la ciudad que nos presenta Adrián es una ciudad atemporal, siempre presente y siempre abierta al devenir de los días.






http://www.adriandominguez.com/

lunes, 13 de diciembre de 2010

Jennifer Hudson



Jennifer Hudson es una joven artista americana sobre la cual no es fácil encontrar información, sin embargo y a pesar de ellos he decidido incluirla en estas páginas por que la calidad de su obra y su contenido me han parecido sumamente interesantes. Profesora de Ilustración Fotográfica y Retrato en el Centro de Arte e Imagen de la Universidad de Boston, es requerida por múltiples organismos internacionales tanto públicos como privados para dar conferencias sobre fotografía.

Sus trabajos reflejan un universo femenino pleno de sentimientos y emociones, en donde la fantasía se mezcla con la realidad. Están llenos de fuerza y a la vez resultan delicados, etéreos e incluso sofisticados a veces.

En su serie Bautismo, en la que ha estado trabajando durante un largo periodo, presenta de forma narrativa la reencarnación espiritual de una joven mujer y su relación con el universo. De igual modo en casi todos los trabajos realizados hasta ahora aparece una constante conjugación entre sus personajes y la naturaleza, como una forma de comunión entre ambos elementos.

En estos momentos está volcada en lo que será su próximo trabajo, “Medic”, en el cual se propone explorar los sentimientos y relaciones humanas durante la enfermedad y el periodo de rehabilitación.







http://www.jenniferhudsonfineart.com/

sábado, 4 de diciembre de 2010

Cristina García Rodero TRANSTEMPO



Con motivo de la exposición que se inauguró el pasado 18 de noviembre en El Centro Gallego de Arte Contemporáneo y de la publicación de su último libro, he considerado que mi segundo artículo debería ir dedicado a Cristina García Rodero, fotógrafa española, por más señas manchega, que forma parte de la prestigiosa agencia MAGNUM.

Dice Cristina que TRANSTEMPO es "un metarrelato que cumple un sueño, dar a Galicia lo que ella me ha dado" , y desde luego es cierto porque en más de cien fotografías, la autora ofrece por primera vez de forma estructurada una visión personal de una Galicia intemporal, en la que la religión y lo pagano se mezclan a lo largo de casi tres décadas, mostrándonos de una manera muy personal la condición humana, sus miedos, sus costumbres y sus ritos.

No es ésta la única exposición que se puede ver en este momento de la autora ya que hasta el 19 de Diciembre todavía se puede acudir al Museo de Etnología de Valencia, en el cual podemos descubrir los ritos de MARIA LIONZA, en una muestra de 120 imágenes llenas de plasticidad y fuerza. Probablemente éste sea uno de los trabajos de Cristina con mayor garra, y al igual que la mayoría de los suyos está realizado a lo largo de diez años en cada uno de los cuales estuvo acudiendo a las montañas de Sorte en Venezuela, lugar en donde se celebra el ritual, para registrar y vivir de primera mano las sensaciones de aquellos hombres y mujeres que bailan sobre el fuego, que entran en trance bajo el sonido de los tambores y que practican la sanación a golpe de cuchillo para dejar salir los males que inundan el cuerpo y el alma.

El trabajo de MARÍA LIONZA forma parte de un proyecto más amplio, ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA, en el que de una manera podría decirse que socialmente antropológica, la autora investiga sobre los dos aspectos que ella considera más importantes para el ser humano como son el cuerpo y la fe. Y si observamos su amplia obra, veremos que ese es el terreno en el que se ha movido siempre su trabajo. Desde ya su lejano primer reportaje, realizado a los 17 años en su pueblo con motivo de "El día del Voto" una fiesta popular de gran tradición, hasta su el trabajo actual en el que se haya inmersa y por el cual se encuentra ahora en Cuba, pasando por La España Oculta, Europa: el Sur, Los rituales en Haití, todo en su bibliografía indica un interés cada vez mayor en los ritos y costumbres de los diversos pueblos que ha visitado.

Dice un refrán que la esencia se vende en frascos pequeños y sin duda debe de ser verdad porque a pesar de su pequeño tamaño, Cristina García Rodero es sin ningún lugar a duda un inmenso pebetero de esencias capaces de transportarnos al círculo del budú, de hacernos sentir al son de la música, que también elige para sus pases de diapositivas, y de llenarnos los ojos y el corazón con unas imágenes que una vez visualizadas nunca podremos olvidar.





Por degracia Cristina García Rodero no tiene pagina web, pero os dejo un video con el que podréis disfrutar de sus imágenes.


jueves, 2 de diciembre de 2010

Vee Speers


Vee Speers es una fotógrafa australiana que reside en París. Estudió Bellas Artes y Fotografía en Brisbane y durante cinco años trabajó con la televisión ABC de Sidney realizando imágenes fijas. Tras una corta estancia en Francia decidió trasladarse allí de forma permanente buscando trabajar en la industria del cine, sin embargo no tuvo mucha suerte en ese campo y empezó a trabajar como ayudante de varios fotógrafos de moda para adquirir nuevos conocimientos. La experiencia duró poco ya que las limitaciones del mundo de la moda la aburrían prefiriendo la vida entre bastidores de los cabarets de Pigalle donde comenzó a fotografíar a gente excéntrica. Sus mejores trabajos llegaron cuando se volvió hacia su familia y su propia infancia con una habilidad manifiesta para trazar una sutil línea entre lo autobiográfico y la fantasía. A esta época corresponde la colección de fotografías The Birthay Party, consistente en una serie de retratos infantiles sencillos y hermosos que nos retrotraen a nuestra propia infancia, en la que un simple disfraz podía convertirnos en princesas, vaqueros, o superhéroes.


En la serie Inmortal, su último trabajo, recrea a través de retratos de jóvenes adolescentes en un mundo intemporal, el miedo de una sociedad obsesionada con atemperar la vejez y con la idea de congelar el tiempo en un intento de evitar una muerte y un deterioro inevitables. En mi opinión, este es un magnífico trabajo cuya fuerza reside principalmente en la forma en que Vee Speers ha conseguido captar la mirada elocuente de sus protagonistas, que nos persiguen desafiantes y a la vez vulnerables desde una tierra extraña, a veces paradisíaca y a veces apocalíptica, pero siempre idealizada que nos coloca en el límite del surrealismo.

Un Saludo De Presentación

Dice Eduardo Momeñe que fotografiar es muy fácil y obtener buenas fotografías no es tan fácil. Desde este rincón que acabo de crear, con la esperanza de ayudaros a conseguir que las vuestras lo sean, o que al menos disfrutéis viendo las ajenas, voy a ir desgranando la obra de grandes fotógrafos. Unos os resultarán harto conocidos y otros no tanto, pero no por ello dejan de ser extraordinarios creadores de imágenes.
No pretendo dejar aquí una extensa constancia de sus trabajos, sino que por el contrario mi idea es transmitiros el deseo de que investiguéis por vuestra propia cuenta, de que de algún modo creéis vuestra propia fototeca, idea que inculcó en mi Ricky Dávila y por la cual le estoy muy agradecida. No obstante intentaré facilitaros el trabajo poniendo los enlaces a las páginas webs de aquellos fotógrafos que las tengan y en el caso de que no sea así intentaré también incluir algunas referencias.
Éste es un proyecto que tenía en mente desde hace largo tiempo y tras la resaca de París Photo, que tan buen sabor de boca me ha dejado, he decidido que es el momento de poner en práctica. No me he propuesto un número determinado de artistas, ni tampoco una periodicidad fija para subir los artículos, dependerá en mayor medida del tiempo que tenga disponible. Sin embargo pienso que lo ideal sería uno o como mucho dos fotógrafos por semana, para que tengáis tiempo de asimilarlo y de disfrutar de su trabajo.
Y sin más os deseo a todos aquellos que lleguéis a mi página que os regocijéis la mirada, esa mirada fotográfica que todos andamos buscando y que sin duda los protagonistas de mis artículos han encontrado.
Aunque no creo que sea necesario, pues sus obras son bien conocidas, me queda comentaros que las fotografías que forman el encabezamiento de este blog pertenecen de izquierda a derecha a Friedlander, Seydou Keita, August Sander, Cristina García Rodero y Mapplethorpe.