lunes, 23 de junio de 2014

Anastasia Khoroshilova


Anastasia Khoroshilova nació en Moscú en 1978, pero ha pasado una gran parte de su vida viviendo en Alemania, donde cursó estudios de fotografía y se graduó en la Universidad de las Artes de Duisburg-Essen. A pesar de ello, o quizás precisamente por eso, Anastasia, siente una gran afinidad con la población rusa, especialmente con aquellos que por algún motivo se han desplazado de sus lugares de origen hacia otras tierras. 

En su trabajo Khoroshilova crea bellos, aunque distantes retratos, de personas que viven fuera de su ámbito cultural y que han cambiado temporalmente su hogar por motivos de trabajo de alguno de sus miembros, u otras razones, para permanecer unidos como familia. Está especialmente interesada en gente que al igual que ella han crecido en medio de dos culturas diferentes. Su obra nos habla así mismo de cuestiones de moralidad, de tradición y de estructuras sociales, pero desde un punto de vista claramente documental en el que no tiene cabida ningún tipo de sentimentalismo.

Tal vez la cualidad más importante de las imágenes de Anastasia Khoroshilova sea la forma en que fija a sus personajes de un modo frío y objetivo. Aunque los protagonistas siempre miran hacia la cámara hay una clara distancia entre ambos, como si en realidad la vista estuviera fijada más allá de la lente. No existe en sus fotografías la fugacidad del momento decisivo, ni la intensidad del reportaje periodístico, sin embargo, los detalles del vestuario, los objetos de uso cotidiano que rodean al personaje o la propia puesta en escena o el paisaje circundante, no son sólo parte de la composición sino elementos de la propia historia que la fotógrafa nos cuenta.

En uno de sus primeros trabajos Islanders, Khoroshilova retrata a jovenes rusos dentro de una serie de estructuras sociales como escuelas privadas, gimnasios, o una zona  militar segregada bajo una administración especial. Out of Context, realizado durante el año 2005, es un intento de percibir las secuelas que un trágico acontecimiento ocurrido el año anterior, dejo en las adolescentes que fueron mantenidas como rehenes durante el secuestro y posterior masacre de la escuela de Beslan, en Osetia del Norte (Rusia) en el que murieron casi cuatrocientas personas, 171 de ellos niños compañeros de esas jovenes. Las chicas posan para Anastasia sin uniformes, con sus atuendos de verano, en un intento de escapar temporalmente de su contexto habitual. 

Uno de los últimos trabajos de Khoroshilova fue realizado por encargo de las miticas Galerías GUM en su 120 aniversario. Este impresionante edificio situado en Moscú frente a la Plaza Roja y construido entre 1890 y 1893 por Alexandr Pomerántsev y Vladimir Shüjov alberga una pequeña ciudad en si mismo. La fotógrafa ha reunido en un libro imágenes tanto del edificio como de las personas que trabajan en él. Tenderos, operarios, cajeros, médicos, vendedores, transportistas y un largo etc. de personas que prestan sus servicios y prácticamente pasan la mayor parte de su vida allí hasta el punto de que algunos de ellos son la segunda o tercera generación de una misma familia. Sin importar el género ni la edad Anastasia Khoroshilova ha sabido captar en todos ellos un sentimiento de orgullo y dignidad de su profesión y del lugar en el que la desempeñan que está implicito tanto en sus rostros como en sus poses. 






De estos trabajos y algunos otros podréis disfrutar en la página de la autora:





No hay comentarios:

Publicar un comentario