domingo, 7 de septiembre de 2014

Santu Mofokeng


Santu Mofokeng nació en Soweto, Johannesburgo, en 1956. Apenas era un adolescente cuando empezó a interesarse por la fotografía, primero de modo informal captando imágenes de las calles de su ciudad natal, para muy pronto iniciarse como asistente de cuarto oscuro  en unos laboratorios y más tarde se convirtió en fotógrafo de prensa.

Trabajando para la Agencia Afraprix, colectivo al que estaba vinculado, fue testigo y documento los grandes cambios ocurridos en Sudáfrica y los problemas relacionados con el apartheid,  pero incluso en sus trabajos más documentales, Mofokeng evita una crítica política abierta, prefiriendo utilizar la sutileza. Así retratando la vida cotidiana de los que le rodean consigue ofrecer una mirada única protagonizada por alguién que ha vivido directamente todos esos momentos. Incluso cuando empezó a preocuparse por el medio ambiente y  decidió fotografíar los paisajes sudafricanos, sus ensayos fotográficos están, en cierto modo, relaiconados con las politicas de su páis. 

El trabajo de Santu Mofokeng no consiste solamente en fotografiar paisajes tradicionales. Paara él, sus “Following Shadows” que es como llamó a la serie de imágenes realizadas en distintos emplazamientos, incluido Roben Island, lugar en el que vivió Mandela durante muchos años,  son  lugares espirituales que guardan secretos y significados de sus antiguos pobladores: “Following Shadows” es la exploración de paisajes marcados por la existencia de muchos personajes que aún viven en un estado de  conciencia y espiritualidad.

También en su serie "Train Church", realizada en 1986, está presente la espiritualidad. En ella se refleja la fuerte relación existente entre muchos sudafricanos con la religión. Durante un tiempo Santu Mofokeng comenzó a captar imágenes de algunos trenes que funcionaban como iglesias itinerantes. En ellos se celebraban ceremonias en las que participaban cientos de  personas que no disponían de tiempo para acudir a sus respectivas iglesias, ya que salían de sus hogares muy temprano para acudir al trabajo y no regresaban hasta el anochecer. Durante el viaje desde los distintos municipios hasta Johanesburgo, los sudafricanos buscan respuestas a los problemas políticos y sociales apoyándose en Dios y utilizan los trenes como una sustitución natural de aquellos espacios que de algú modo les están vedados. 

Otro de los trabajos más interesantes de Santu Mofokeng es el "Black Photo Album". Éste, está formado por una serie de fotografías privadas que corresponden a una investigación llevada a cabo por Mofokeng a raiz de los archivos de nueve familias sudafricanas de clase media de Soweto y constituye un documento excepcional en lo que respecta a la autorrepresentación de la población negra sudaficana en la primera mitad del siglo XX. Frente a la imagen colonial, en la que se les representaba como un objeto más, los retratos de estudio de estas familias, realizados entre 1890 y 1950, corresponden a una clase incipiente de trabajadores urbanos que habían recibido educación y que adoptaron el estio de vida que veían en la población inglesa. Las imágenes tienen un claro estilo victoriano y reflejan las poses, el vestuario y los artificios de la época.

En general el trabajo de Mofokeng, está lleno de instantes decisivos que constituyen parte de su propia historia, pero es a la vez una reinterpretación de la historia de todo un país. En este momento su trabajo forma parte de la exposición que desde el 12 de febrero de este año y hasta el 30 de abril del 2015, se exhibe en el Museo de África de Johanesburgo y que lleva por título. "The Rise and Fall of Apartheid" (Caída y Auge del Apartheid). 











2 comentarios:

  1. Después de realizar un recorrido por tu blog, he quedado gratamente sorprendido, pues su interesante contenido y la belleza de las publicaciones lo merecen, por tal motivo, tengo que felicitarte.

    Enhorabuena y un afectuoso saludo desde Gran Canaria.

    Hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Andrés. Comentarios como el tuyo me animan a continuar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar