martes, 3 de marzo de 2015

Troy Colby



Algunas veces nos basta con ver una sola imagen, una sola fotografía, para darnos cuenta de que queremos saber más del autor de la misma. No sólo conocer su trabajo más a fondo, sino también profundizar un poco en su forma de pensar, de ver, de saber que le estimula y le lleva a realizar de una manera determinada su labor.

En un mundo como en el que nos movemos hoy en día, rodeados de ordenadores e información por todas partes, suele resultar una tarea sencilla. Sólo hay que tener paciencia y bucear en los entresijos de la red para llegar hasta donde queremos. Sin embargo hay ocasiones en que nos topamos con un muro y todas las reseñas nos conducen una y otra vez a las mismas y repetidas palabras. A unas pocas frases, acuñadas en una mini biografía anodina que poco o nada dice de la persona en la que estamos interesados.

En el caso de Troy Colby, poco más he podido encontrar que lo que el mismo cuenta en su página: Que nació y se crio en una pequeña comunidad agrícola  y rural, que precisamente ese ambiente rural es la fuente de su inspiración. Que ha estudiado la licenciatura de fotografía artística en la Academia de Arte de la Universidad de San Francisco y que fotografía desde el corazón.

Quizás eso sea todo lo que necesitamos saber, quizás nos baste con contemplar sus fotografías para saber que Troy Colby es un artista con una gran sensibilidad y que los sueños que se desprenden de sus imágenes y llegan hasta el espectador nos transportan hacia una especie de espejismo onírico. Disfrutemos pues de dichas imágenes y dejemos volar nuestra imaginación.






No hay comentarios:

Publicar un comentario