viernes, 17 de abril de 2015

mothmeister



Cuando hablamos de arte surrealista a menudo nos preguntamos, al menos yo lo hago, qué pasa por la cabeza del autor a la hora de crear sus obras,  y aunque en muchos casos admiremos su trabajo, sentimos al mismo tiempo un cierto cosquilleo en el estómago y una inquietud en el fondo de nuestros pensamientos.

Esta última es, sin duda, la sensación más acuciante cuando contemplamos “Wonderland”, el trabajo de una pareja de artistas anónimos afincados en Amberes y que desde 2012 han estado trabajando en una serie de retratos cuando menos tenebrosos y al mismo tiempo hipnóticos. 

El mundo imaginario creado por Mothmeister, nombre y alter ego de los componentes del grupo, está diseñado en un universo paralelo, extraño y fantástico, inspirados en sus sueños o más probablemente en sus peores pesadillas. Este espacio está habitado por personajes que sin ningún lugar a dudas habrían hecho las delicias de los aficionados a los gabinetes de curiosidades que solían acompañar a algunos circos durante el siglos XIX y XX, y también a los seguidores de la serie televisiva American Horror Story. 

Humanoides solitarios grotescamente enmascarados, freaks, mutantes, figuras post-apocalípticas, tienen cabida entre el elenco que podemos observar en sus imágenes. Las localizaciones, así como el vestuario y los complementos que les acompañan, han sido cuidadosamente seleccionados para producir una estética determinada. Además, sus personajes suelen en muchos casos ir acompañados de animales disecados, ya que otra de las especialidades de la pareja es la taxidermia, lo cual produce en el espectador un mayor impacto al visionar las fotografías. 

Según declaraciones hechas por Mothmeister, la fealdad de sus personajes y su enmascaramiento son una reacción a la cultura exhibicionista de los  medios de comunicación que pregonan unos cánones de belleza fuera de la realidad de la media de las personas, y también un rechazo al voyerismo de los medios y a la vigilancia de “gran hermano” a la que nos someten los distintos gobiernos. 

Desde luego quien espere encontrar en “Wonderland” el onírico país de Alicia no lo conseguirá, al menos que crea que el hongo que ésta se comió tenía propiedades alucinógenas, pero seguro que la serie que os presento hoy no os dejará indiferentes. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario