martes, 25 de agosto de 2015

Diana Markosian


Diana Markosian es una fotógrafa documental, nacida en Rusia y criada en California, en Estados Unidos. Sus reportajes la han llevado a lugares remotos de todo el planeta, desde  las montañas del Cáucaso al  Norte de Rusia, hasta la antigua Ruta de la Seda en Tayikistán o  las remotas tierras del  Corredor de Wakhan en el noreste de Afganistán. Sin embargo debido a su origen armenio en el año 2011 se le impidió la entrada en Azerbaiyán por motivos étnicos.

Diana se graduó a los 20 años en periodismo por la Universidad de Columbia e inmediatamente puso en práctica sus primeros proyectos. En sus trabajos, tanto personales como editoriales y que han sido publicados en periódicos como el New York Times, el New Yorker o el Times Magazine,  ella explora la relación entre la memoria y la identidad del lugar. En el 2013 fue la ganadora del Magnum Emerging Photographer Fund.


Uno de sus trabajos más interesantes es, sin duda, “Inventing my father”. Cuando Diana Markosian tenía siete años, en 1996, su madre abandonó a su padre, dejándole en su casa de Moscú y se los llevó a ella y a su hermano a vivir a California. En un intento por olvidar todo lo que quedaba atrás, incluidos los momentos más desesperado en que se habían visto obligados a recoger botellas para poder intercambiarlas por comida tras el derrumbe y el colapso de la Unión Soviética, en su casa no se hablaba de aquellos años, ni se mencionaba a su padre. La madre llegó incluso a recortar el rostro de su padre de las fotografías familiares, anulando por completo a aquel hombre del que ni siquiera se despidieron al partir. Sin embargo quizás fue ese hecho el que hacía más difícil el olvido. Diana miraba al cielo cuando pasaban los aviones y deseaba que su padre estuviera en alguno de ellos y fuera a visitarla, pero eso nunca ocurrió.


Llegó un momento en que Markosian no tenía recuerdos reales de su padre, únicamente algunos fragmentos que a duras penas conseguía arrancar a su madre a regañadientes y una imagen recreada por su imaginación. Apenas sabía que él era escritor y que le gustaba leer a Nabokov. Cuando cumplió veintidós años decidió ir a su encuentro y se trasladó a Armenia, a la casa en la que residía su padre. La primera imagen que tuvo no coincidía con la que se había formado de él pero la casa estaba exactamente igual a  como la recordaba. No se había cambiado ningún mueble, las paredes estaban recubiertas de pinturas al óleo de su abuelo y de fotos de familia e incluso conservaba los juguetes de su hermano en un armario del ático.

Durante un tiempo se quedó a vivir allí, intentando rencontrarse con el pasado y conocer de nuevo a aquel hombre del que apenas tenía recuerdos. Vieron juntos viejos álbumes de fotografías, salían a correr, él le leía sus poemas mientras tomaban chocolate, pero la relación era difícil. El tiempo y la distancia habían hecho que él no la reconociera a ella, ni ella a él, se sentía fuera de lugar. Junto a los buenos momentos, había otros de distanciamiento por parte de ambos. Aún hoy ella no sabe lo que es para su padre, ni lo que éste significa para ella, aunque sigue intentándolo.





Otro de sus trabajos “School No.1”, es un reportaje realizado diez años después con algunos de los sobrevivientes del secuestro y la matanza en septiembre de 2004 en una escuela de Beslan, una pequeña ciudad de Rusia en la República de Ossetia del Norte, en donde murieron 334 personas, entre padres, profesores, y más de la mitad de los cuales eran niños. Diana viajó hasta allí acompañada de Zarina Albegaeva, quien cuando ocurrieron los hechos tenía 11 años y al oír los primeros disparos pensó que se trataba de fuegos artificiales, ya que era día de fiesta. Su hermana fue una de las personas que fallecieron en aquel lugar. 




Todos los trabajos de Markosian resultan sumamente interesantes, no sólo por sus imágenes sino también por lo que representan, por lo que os invito a pasar por su página y dedicarle un tiempo a contemplar y a asimilar lo que nos muestra. 


También podéis encontrar una interesante entrevista en VIMEO

No hay comentarios:

Publicar un comentario