domingo, 11 de diciembre de 2011

Oleg Duryagin




 Cuando uno ve por primera vez las imágenes de Oleg Duryagin no puede evitar preguntarse que es lo que está contemplando. ¿Son personas? ¿Esculturas? ¿Dibujos? Y es que en realidad podría decirse que tienen un poco de todo.

Nacido en Moscú en un entorno artístico, su madre es pintora, no puede evitar interesarse por todo aquello que se desarrolla a su alrededor y aunque en un principio su camino tomó otros derroteros, es trabajando como diseñador de páginas web cuando empieza a darse cuenta del gran potencial que puede proporcionarle la combinación del diseño gráfico y la fotografía. Y es que si algo tiene claro este joven artista es que quiere ser diferente, lo cual sin duda ha quedado claramente reflejado en sus trabajos.

Las a veces escalofriantes imágenes de personas semihumanas, desarrolladas a través del ordenador, en donde mezcla rasgos de distintas razas y fisonomías, dan como resultado una serie de iconos surrealistas que pueden producir en el espectador emociones encontradas, pero que en ningún caso le dejarán indiferente.

Podría decirse que Oleg Duryagin es un perfeccionista y que a través de su obra busca una idea sublime de la belleza, no por la belleza en sí, sino por la perfección que conlleva la misma. Ojos grades y claros, pieles de porcelana, proporciones exactas, todo conduce a un prototipo envuelto en una nube etérea que hace aún más inquietante cada una de sus imágenes. De hecho, según sus propias palabras, Oleg busca algo limítrofe entre la belleza y la repulsión, entre la vida y la muerte. Es como si quisiera insuflar vida a los cuerpos inertes de los maniquíes plastificados.

A pesar de su juventud, Duryagin nación en 1983, ya ha disfrutado las mieles de la gloria. Ha sido ganador de varios premios de fotografía, entre ellos el de Photographer of the year Fineart, en el 2008 International Photography Awards. Su obra ha sido expuesta en Moscú, Madrid, París, Los Angeles, Dubai y Bélgica, entre otras ciudades. En los medios artísticos se le conoce por su apodo, DOU. 







http://www.douart.ru/

4 comentarios:

  1. espectacular. Desagradables algunas de sus fotografías, pero eso no quita que sean espectaculares.

    ResponderEliminar
  2. Entiendo que es un artísta muy singular y la robotización de sus criaturas puede no resultar agradable a veces.

    ResponderEliminar