domingo, 7 de junio de 2015

Las "Miradas en Latinoamérica" de Miguel Bergasa





GALERÍA ESPACIOFOTO
C/ Viriato 53,  MADRID
Del 3 de Junio al 31 de Julio


Con "Miradas en Latinoamérica" la galería Espaciofoto (Viriato, 53, Madrid) propone un recorrido por el archivo fotográfico de Miguel Bergasa, seguramente uno de los más completos sobre el tema realizado por un fotógrafo español, tanto por el periodo de tiempo como por el territorio que abarca. Compuesta por 28 fotografías en blanco y negro realizadas a lo largo de más de 30 años, la exposición se inscribe en la programación de PhotoEspaña 2015.
  
En 1983 Miguel Bergasa inicia unos viajes a Latinoamérica que han continuado de manera regular hasta la actualidad, visitando Paraguay, Bolivia, Brasil, Perú, Ecuador, Cuba, Chile, Uruguay, Panamá y México. En dichos países realiza diversos reportajes fotográficos, entre ellos la vida de los mennonitas en Paraguay, los pilotos de aviones carniceros en Bolivia o el día de muertos en México.
  
El trabajo que presenta en la galería Espaciofoto nos ofrece una visión más humanista que antropológica y el titulo de la exposición, Miradas en Latinoamérica, invita a preguntarnos si el protagonismo se encuentra en la mirada del fotógrafo o en las gentes y lugares fotografiados.



Si los ojos son el espejo del alma, la mayoría de estos ojos americanos que nos contemplan desde las fotografías, ocultan el reflejo de sus almas tras la opacidad de su mirada. Pocos son los que se entregan. La mayoría cuestionan. Son miradas duras y cargadas de misterio, unas; otras, cansadas, huidizas, resignadas, temerosas, ausentes, inseguras, desconfiadas; las hay risueñas, abiertas, resueltas, curiosas y desafiantes, pero pocas. Son miradas encontradas en Latinoamérica, ojos de coyas, quechas y aimaras andinos; de guaraníes paraguayos; de mulatos caribeños y de europeos implantados en el Chaco.

Rafael Herrera


Hace tiempo que Miguel Bergasa mira a América Latina, merodea sus parajes y sus lugares y, sobre todo, busca miradas con las cuales confrontarse. Dicen que todo retrato es básicamente la captación de una mirada, si es así, quizá el enfrentamiento que esa mirada implica termina retratando también a quien retrata. Todo retrato, por eso, es en parte un autorretrato pues refleja no solo una situación del personaje que posa sino una relación entre él y quien le está mirando. Las personas a quienes Bergasa representa no son sorprendidas en situaciones casuales o exóticas: están allí posando, deliberadamente, cumpliendo un acuerdo, cómplices u oponentes, pero distintos siempre. Por eso Bergasa como todo buen retratista, no cae en folklorismos: no busca tematizar lo típico sino lo diferente, lo que está enfrente, observando, sosteniendo la mirada.
Osvaldo Salerno

La exposición se complementa con un libro-catálogo.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario